Conocé qué tienen para sorprenderte los paquetes all inclusive

Publicado por

Algunos de los destinos más populares que podés visitar con los mejores paquetes all inclusive del mundo son Brasil, Punta Cana, Cuba, México, entre tantos otros. Para info sobre paquetes all inclusive, en principio, te remitimos a este sitio.

 

 

¿Paquetes all inclusive sí, paquetes all inclusive no?

Decidir irse de viaje siempre te tendrá a la expectativa sobre lo bueno y lo malo que el destino elegido y el modo de conocerlo tienen. Y sí, como sucede con cualquier tipo de decisión, las turísticas implican dejar algo de lado.

En este post, haremos una breve reseña sobre las ventajas y las desventajas que implica decidir hacer un viaje todo incluido.

Sea como fuera, de entrada, te diremos que siempre hay momentos mejores que otros para tomarte unos días de placer en un all inclusive.

Si tenés dieciocho años y querés experimentar el mundo en carne propia, tal vez lo mejor sea que te lances a la aventura. Si en cambio necesitás tomarte unos días de puro relax después de unos meses de rutina extensa, no sería conveniente que tengas que lidiar con todos los avatares de un viaje improvisado, etc.

Y después de todo, en cualquier caso, lo importante tal vez sea disfrutar y saber aprovechar los beneficios que ofrece cada alternativa.

 

Ventajas de los paquetes all inclusive

Primero: ahorro

Organizar un viaje por tus propios medios y con autonomía demanda, por un lado, mucha anticipación y, por el otro lado, exige horas y horas de sentarte frente a una computadora para hacer averiguaciones y reservas de todo tipo.

Además, tenés que contratar, de forma independiente y aislada, hospedaje, comida, transportes (ida, vuelta y el modo de circulación en tu destino), actividades, excursiones y entretenimiento, etc.

 

 

En cambio, una agencia de viajes cuenta con un capital invalorable: una agenda de contactos. Gracias a ella, consiguen precios promocionales para cada uno de los servicios que vos necesitás. Además, disponen de equipos de profesionales que conocen el destino al que querés viajar. De este modo, ahorrás dinero y tiempo.

Segundo: confort superior

Tanto los hoteles all inclusive (todo incluido) como los proveedores de tours se hacen cargo de que no te preocupes para nada durante tu viaje. De este modo, tendrás acceso a instalaciones y a transporte de calidad óptima, las mejores actividades y una atención de permanente.

Tercero: bebidas y comida

Tanto los resorts como en la mayoría de los tours, puedes encontrar alimentos y bebidas incluidos, por lo que no deberás preocuparte de conseguir y preparar tus alimentos, además de que siempre encontrarás algo a tu gusto, y lo mejor de todo, no deberás preocuparte por el costo, ya que la gran mayoría de los paquetes contemplan estos dos servicios y los ofrecen de manera ilimitada.

Cuarto: descanso asegurado

En un resort all inclusive podrás olvidarte de todas tus preocupaciones, ya que cualquier necesidad será atendida por personal dedicado a tu confort y a tranquilidad. De hecho, estos complejos están especialmente diseñados para que el huésped logre desentenderse de cualquier atadura de la rutina diaria.

Incluso si viajás con niños, también encontrarás menús y actividades pensadas exclusivamente para tenerlos felices y entretenidos. Simplemente te dedicarás a descansar y a disfrutar.

Quinto: entretenimiento permanente

Los viajes all inclusive te brindan la oportunidad de aprovechar tus vacaciones al máximo, ya que te ofrecen excursiones, tours, shows, spa, deportes y, en suma, toda una serie de actividades destinadas a que vivas tus vacaciones al máximo.

 

Desventajas de los paquetes all inclusive

Primero: falta de espontaneidad

Al alojarte en un hotel todo incluido contarás con poco espacio para la espontaneidad, puesto que todo estará organizado dentro de ciertos horarios, desde la comida hasta los shows y las actividades en el hotel. La pileta podrás usarla en determinado horario, los tragos en la playa los conseguirás en tal lugar, etc., etc., etc.

De todos modos, también están contemplados los momentos de total libre albedrío, cuando tú decides exactamente qué querés, cuándo y dónde.

Segundo: exceso de comida y de bebida

Al tener alimentos y bebidas ilimitados, te verás tentado de comer y de beber de todo  y en grandes cantidades. Sea como fuera, siempre estará en vos decidir controlarte y en qué grado.

En lo que respecta a tu cuidado físico, tendrás ocasión también de hacer ejercicio en los gimnasios de los resorts, entre otras actividades tendientes al bienestar del cuerpo.

Y si no, al fin y al cabo, no estarían tan mal unos días de despreocupación…

Tercero: lejanía con respecto a la cultura local

Muchos hoteles all inclusive se encuentran alejados de las ciudades. Y si bien contás con transporte del mismo hotel que te puede trasladar hasta allí, dada la comodidad que experimentas, probablemente querrás quedarte donde estás.

De esta forma, la experiencia cultural que vives con respecto al modo de vivir y de ser de los lugareños se ve limitada al contacto que podés llegar a entablar con los empleados del hotel. Y así se torna una experiencia un tanto artificial.

Conclusión

Como decíamos al principio de la nota, ni las ventajas son tantas ni las desventajas tan insalvables. Lo verdaderamente determinantes es cuánto queramos disfrutar.

Y hay que saber aprovechar los beneficios que ofrece tu hotel todo incluido, y a la vez, se puede hacer visitas a los teatros y centros culturales locales, una excursión para  visitar los sitios arqueológicos más importantes, etc.

Así tendrás todo el beneficio de tu hotel y también podrás sacarle el mayor provecho a tu viaje.