BIOSINTEL Y EL ATAQUE DE LOS ÁCAROS

Publicado por

Alguien dijo que si nuestros adorables gatos fueran más grandes que nosotros se nos comerían; a esto podríamos añadir que, si los ácaros tuvieran, aunque sólo fuera el tamaño de un gato, huiríamos de ellos como almas que lleva el diablo. Son feos. Muy feos. No en vano forman parte de la familia de los arácnidos. En palabras técnicas: “dan yuyu”.

Pero el hecho de que sea diminutos, invisibles excepto en las ampliaciones de macrofotografía, no les hace inofensivos. Tienen varios dones, pero el principal es su ubicuidad; casi ningún recinto cerrado o edificio se libra de su presencia. Les encantan la humedad y el calor y se sienten cómodos en los dormitorios ropa de cama, sábanas, colchones; también en las alfombras y las moquetas.

Aunque normalmente se depositan sobre superficies, cuando son desplazados (por ejemplo al barrer), permanecen un buen tiempo en suspensión en el aire y es cuando estarían en condiciones ideales de pasar a las vías aéreas de los humanos, explotando al máximo su condición de alérgenos: es decir, atacando nuestro sistema respiratorio y provocando problemas que van de leves o simplemente molestos a muy graves en aquellas personas que sufren de alergia. Muchos hablan de “alergia al polvo”, cuando el polvo tiene poco que ver: son los ácaros. Entre los síntomas que puede causar su inhalación en individuos sensibles se hallan: obstrucción nasal, estornudos, rinitis, secreción, congestión y, en casos más graves episodios de asma bronquial con presencia de tos, sibilancias y dificultades respiratorias.

Y ahora que ya conocemos al enemigo, ¿cómo podemos combatirlo?

De hecho, hay soluciones caseras para mitigar el problema. Limpieza, no levantar polvo (aspirar en vez de barrer), evitar zonas con calor o humedad… Pero se trata de remedios parciales: la mejor manera de acabar con los ácaros es instalar un aparato purificador de aire que “respire” el aire contaminado, destruya a los ácaros (a la vez que otras partículas y patógenos) y “expire” aire fresco, limpio y saludable. Puede sonar complicado pero purificadores como el BiokkerHome https://biosintel.com, que funciona por fotocatálisis oxidativa, se instalan fácilmente, tienen un único mantenimiento anual y cumplen con su misión en silencio: ¡Los ácaros les tienen pánico!